la importancia de unos ojos sanos cabecera provisional

Glaucoma

Se conoce también como “la ceguera silenciosa”. Es una enfermedad que se caracteriza por un aumento de presión dentro del globo ocular (hipertensión ocular) que causa un daño progresivo en la retina y a veces pérdida de la visión.

El diagnóstico precoz de la enfermedad es fundamental para poder controlarla antes de que siga evolucionando.

Normalmente no presenta síntomas y detectada a tiempo se puede evitar la pérdida de visión.

Se recomienda someterse a revisiones cada dos años a partir de los 40, edad en la que se inicia el proceso degenerativo del ojo y cuando empieza a aumentar la incidencia del glaucoma.