la importancia de unos ojos sanos cabecera provisional

Nuestros ojos

Nuestros ojos captan las imágenes del mundo exterior.

El ojo humano

Membrana más interna del ojo y la que contiene sus células fotosensible: los conos y los bastones.

Gel transparente que ocupa la zona situada detrás del cristalino y limitada por la retina.

Zona más sensible de la retina.

Lugar donde el nervio óptico se une a la retina y donde se encuentra el punto ciego.

Membrana exterior del globo ocular, la que le da forma y consistencia.

Cuerpo sólido, elástico y transparente, modifica su curvatura en función de la distancia a la que se encuentra una determinada imagen.

Zona central de la esclerótica, transparente y abombada.

Disco de color, cuyas células musculares abren o cierran la pupila.

Líquido transparente que ocupa las cámaras anterior y posterior del ojo.

Membrana intermedia del globo ocular, profusamente irrigada por vasos sanguíneos.

Son los encargados de recibir grandes cantidades de información de lo que está en nuestro alrededor. Los ojos envían señales al cerebro para que pueda ver formas, colores, texturas y movimientos.

Para que comprendas mejor cómo trabajan, te ofrecemos un poco de información sobre su estructura y las partes que lo componen.

El ojo está formado por varias partes: la córnea, el iris, la pupila, el cristalino, la retina y las glándulas lagrimales que se encargan de mantener húmedos los ojos y de limpiarlos cuando entra un elemento extraño.

El ojo además está protegido por los párpados y las cejas. Los parpados permiten lubricar y limpiar los ojos y las pestañas retienen los elementos extraños y controlan la cantidad de sol.