Empieza 2021 con una mirada revisada

15, enero, 2021 / Salud Ocular / Sin comentarios

Qué mejor forma de empezar 2021 que con una mirada perfectamente revisada y quizás renovada. Las revisiones oftalmológicas son esenciales para cuidar de la vista y para tratar a tiempo muchas patologías oculares que son asintomáticas. Por norma general, lo recomendable es realizar una revisión ocular una vez al año aunque si existen problemas visuales el tiempo entre visita y visita debería acortarse.

¿Por qué es importante revisarse la vista? El objetivo principal es el de comprobar si ha habido algún cambio en la graduación o alteración que pueda afectar a la salud visual. Ya hemos comentado en artículos anteriores de Magazine que el uso de pantallas y la situación de confinamiento derivada de la pandemia podrían acelerar la aparición o agravamiento de los problemas visuales en la población.

¿Qué pasa en una revisión?

En una revisión oftalmológica se buscan alteraciones en la graduación ya que es posible que se haya normalizado no ver bien y hasta que no se hacen las pruebas no se descubre la necesidad de usar gafas para corregir una miopía, hipermetropía o astigmatismo. También se analiza el déficit lacrimal o síndrome del ojo seco que puede provocar mala visión e incomodidad.

El experto busca posibles problemas acomodativos, es decir, alteraciones en el enfoque o nitidez con la que se ven los objetos y de convergencia que es la competencia que tienen los dos ojos de trabajar juntos. También es muy importante revisar la presión ocular, sobre todo a partir de los 45 años, para detectar posibles glaucomas.

Durante la revisión se observa el fondo ocular para descartar un posible desprendimiento de retina u otro posible cambio que pueda estar relacionado con enfermedades como la diabetes o el colesterol o con las cataratas o la degeneración macular.

A partir de los 50

A partir de los 50 años son más comunes las cataratas y la presbicia, por esta razón, los expertos recomiendan acudir al oftalmólogo mínimo una vez al año. Estas patologías afectan de la misma forma a hombres y mujeres, aunque existen ciertos grupos con más riesgo de padecerlas como son los pacientes de diabetes, colesterol o las personas que toman medicamentos.

Revisiones en la infancia

Los niños, a diferencia de los adultos, no suelen quejarse de problemas visuales porque muchas veces no saben ni cómo explicarlo. Una dificultad a la que se le suma que la mayoría de las patologías que afectan a los niños no presentan síntomas visibles. Así pues, las revisiones se convierten en esenciales para detectar cualquier problema de visión que les pueda afectar.

Lo que, normalmente, se analiza en las revisiones oculares infantiles es la posible presencia del ojo vago, desalineación o desviación de uno de los ojos. También se buscan posibles errores refractivos, es decir, miopía, hipermetropía o astigmatismo. Hay que tener en cuenta que hasta los 12 años los ojos de los más peques de la casa se están desarrollando y por ello es vital detectar a tiempo cualquier alteración o anomalía y corregirla lo antes posible.

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba