Durante estas fiestas, protege la salud visual infantil

28, diciembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Durante la Navidad, los más pequeños de la casa están de vacaciones y tienen más tiempo libre. Estas fiestas serán distintas de las de otros años y quizás no se reunirán tantas personas en un mismo lugar pero se mantendrán viejas costumbres como la de los regalos, las mesas con comidas copiosas y los juguetes. A continuación, os damos algunos consejos para proteger la salud visual infantil durante estas fiestas.

Videoconsolas bajo control

Hay que tener presente que los móviles, videoconsolas y videojuegos si se utilizan muchas horas pueden llegar a perjudicar, entre otros, al sistema visual. Uno de los grandes riesgos es la sobreexposición a las pantallas sin mantener una distancia mínima de seguridad. Como hemos explicado en otros artículos de Magazine, este hábito está dando lugar a una progresión de la miopía más rápida en los más jóvenes.

Mirar una pantalla durante un elevado número de horas produce una disminución en la frecuencia de parpadeo, lo que obliga a hacer un esfuerzo aún mayor que repercute en el desgaste ocular. El uso inadecuado de móviles, videoconsolas y videojuegos podría provocar fatiga visual y, en el peor de los casos, generar problemas oculares, como la aparición de la presbicia en edades tempranas.

Es recomendable limitar jugar con dispositivos unas horas diarias e intentar hacer el máximo de actividades al aire libre. De esta forma, los niños no fuerzan la vista cercana y la combinan con la lejana, contrarrestando los efectos de los dispositivos. Según el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO), los niños mayores de 12 años deben utilizar los videojuegos como máximo durante 15 minutos seguidos. Los menores de 6 años no deben ver películas o juegos en tres dimensiones porque su cerebro no está completamente desarrollado.

Algunos síntomas derivados de un uso prolongado de este tipo de dispositivos son visión transitoria, dificultad de enfoque de distancias, sensibilidad al brillo de la luz, incomodidad ocular, dolor de cabeza y ojos irritados, secos o cansados.

Juguetes seguros

Al comprar los regalos de Navidad para los más pequeños de la casa, los padres deben supervisar que no tengan lentes o espejos que puedan concentrar la luz -como lupas, telescopios o prismáticos- ya que podrían provocar quemaduras graves en los ojos si no se utilizan de forma adecuada. Además, determinados juguetes pueden contener partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectil, lo que hace que se conviertan en objetos peligrosos para los ojos de los niños.

También hay que tener un especial cuidado con la iluminación LED (diodos emisores de luz) que podemos encontrar en algunos juguetes e incluso en la iluminación navideña. Esta luz azul representa riesgos para la retina.

Mucha atención con el uso de la pirotecnia y a la hora de descorchar una botella es importante evitar apuntar a nadie y mantener a los niños alejados. También mucho cuidado en la cocina, en la que normalmente se reúne mucha gente, que los peques de la casa no tengan acceso a cuchillos y estén alejados de aceites u hornos calientes.

¡Disfrutad de unas felices y seguras fiestas y de una buena salud visual!

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España

Pin It on Pinterest

Ir arriba