¡Un buen propósito para el año nuevo año: Yoga, Tai Chi o Baile!

29, diciembre, 2012 / Bienestar / Sin comentarios

Yoga, Pilates, Tai Chi o bailes… el ejercicio moderado, sea de la naturaleza que sea, siempre ayuda. Hoy os queremos dar tres maneras diferentes para disfrutar del deporte y sobre todo, mejorar nuestro esqueleto. Y es que si nuestros huesos están bien ¡tenemos donde apoyarnos! ¿Vamos allá?

Tai Chi

Son muchos los estudios japoneses que ensalzan las bondades del Tai Chi, una disciplina oriental nacida hace unos 1500 años que consiste en mover el cuerpo de una forma controlada y lenta, con la que se mejora de manera extraordinaria el equilibrio y la coordinación pero también la elasticidad.
Pero no hay que irse tan lejos para saber de este arte marcial, ya que aquí también se empiezan a mostrar sus virtudes: un equipo de investigadores de la Universidad de Salamanca comprobó que es muy útil en la rehabilitación de los dolores provocados por el desgaste de las vértebras y también para ganar masa ósea. O, lo que es lo mismo, para fortalecer los huesos. Y lo mejor de todo es que basta una sesión diaria de unos 20 minutos de duración para que ese beneficio se produzca. Y pasado un año se puede comprobar que el hueso ha ganado densidad y se ha reducido el riesgo de fractura.

Yoga, pilates y otros estiramientos

Hay diferentes modalidades de yoga, pero la mayoría implican posturas que pueden ayudar a mejorar el estado de los huesos. El ejercicio conocido como Pilates y que se creó hace 100 años también contribuye a fortalecer y equilibrar el cuerpo. Ambos incluyen estiramientos que pueden ser muy beneficiosos para el hueso, ya que evitan las contracturas y permiten una mayor oxigenación de los tejidos. Y un hueso bien “nutrido” y oxigenado es un hueso más sano. Levantar pesas pequeñas (de 1 kg) también puede ser apropiado.

Bailes

Bailar flamenco u otros bailes regionales es una estupenda manera de hacer vida social y divertirse, pero también e cuidar tu organismo. Se ha comprobado que este tipo de danzas mejoran la flexibilidad y la musculatura de la articulación del hombro y reduce el riesgo de osteoporosis de fémur. Pero, al movilizar grandes grupos musculares, el beneficio lo obtienen la mayoría de huesos del cuerpo. Y el ligero taconeo ayuda a fijar el calcio y, además, mejora la circulación.

¡Ahora que se avecina el año nuevo es un buen momento para hacer nuevos propósitos! ¿Te sirve alguna de nuestras propuestas?

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Ir arriba