Qué dicen tus ojos de ti

18, agosto, 2012 / Mirada particular / Sin comentarios

Los últimos estudios en los campos anatómico y fisiológico confirman que hay una conexión entre los rasgos faciales y el carácter, y en que en el rostro se reflejan tanto las emociones como la inteligencia, además de determinadas aptitudes y características fisiológicas del individuo. Hoy queremos centrarnos en los ojos. ¿Quieres saber qué dicen de ti tus ojos?

La morfopsicología es el único método que ha permitido abordar el estudio psicofísico del hombre a través del examen del rostro y de otras partes del cuerpo desde una perspectiva más completa.

Las cejas también son un elemento a tener en cuenta en el análisis. Normalmente se consideran como un índice de vitalidad y de carácter fuerte si son largas y espesas. Si la salud es deficiente se tornan cada vez más cortas y claras. La buena o mala salud también puede observarse en la zona alrededor de los ojos: si es de color claro y natural es señal de buena salud física y mental.

Al estudiar los ojos y la mirada conviene fijarse en primer lugar en la tonicidad del músculo. Su tamaño, apertura, hundimiento, y otras, darán las pautas para completar el análisis.

Ojos lacios/flácidos e hinchados: suelen carecer de brillo y los párpados son fláccidos. La expresión es vaga, huidiza, como perdida en un sueño. Dejan libre a la parte instintiva y afectiva con lo cual predomina el sentimiento. Son frecuentes en sabios, científicos y en general en los artistas, especialmente si los ojos están algo hinchados. Esto último es señal de receptividad y alejamiento del mundo, pero también de debilidad, tristeza y mala salud.

Ojos grandes, abiertos, con pestañas espesas y largas, párpados lisos: son los más atractivos y seductores, pero carentes de vida. Hay una absorción pasiva de la realidad y dispersión de los centros de interés. Los ojos grandes a veces acompañan también una gran memoria. En realidad, los ojos grandes, abiertos, con las cejas altas y en arco redondeado corresponden a una gran capacidad de asimilación del entorno. Además, refleja gran capacidad sensorial para captar visualmente los aspectos concretos de las cosas. Se manifiesta entre personas con talento comercial, pero también en artistas de la forma y del color, señal de imaginación y de intuición.

Ojos demasiado grandes con relación al marco: reflejan una tendencia reaccionante y habrá dispersión de los intereses.

Ojos globulosos: hacen temer una exuberancia mal controlada y cierta irratibilidad, incluso inestabilidad. Son frecuentes en los hipertiroideos.

Ojos con hundimiento medio: el campo de visión se estrecha y la observación se torna más precisa. Hay posibilidad de objetividad, de tomar distancia, de ver el conjunto de lejos para encontrar una solución nueva.

Ojos muy hundidos: señal de fuerte vulnerabilidad. El individuo se concentra en objetivos mentales para no sufrir por cuestiones afectivas. Observa fría y eficazmente.

Ojos pequeños: suelen transmitir casi siempre más inteligencia que los grandes y pueden resultar incluso maliciosos cuando miran de reojo.

Ojos retraídos: próximos a la raíz de la nariz y poco abiertos. La mirada selecciona, concentra el campo de observación, penetra y critica. Cuanto más pequeños sean los ojos, mayor será la concentración. Si las cejas están cercanas a los ojos la reflexión y la concentración serán grandes, canalizadas en objetivos precisos.

Ojos tónicos: tienen expresión intensa y mirada brillante y los párpados son firmes, denotan gran agudeza visual. Su visión es concreta, rápida y pragmática. Se encuentran en las personas de acción, inquietas y aventureras, alegres, impulsivas, sensuales. Si la tonicidad es excesiva pueden llegar a la crueltad.

Si los ojos son muy cercanos a la nariz: restringen la amplitud de campo de consciencia en provecho de la concentración. Se percibe con exactitud pero se corre el riesgo de estrechez de miras.

Si los ojos son bastante lejos de la nariz: acrecientan el campo de la visión. En exceso, dan riesgo de dispersión.

No obstante, a pesar de la expresividad del rostro, la transparencia de sus mensajes no está garantizada, sobre todo en una época como la actual en que las técnicas estéticas y de cirugía plástica han mutado el rostro hasta el punto de hacerlo irreconocible incluso para uno mismo.

¿Cómo es tu ojo, te sientes identificado según este método?

 

* Font: «El rostro alma del cuerpo» de Isabela Herranz

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Ir arriba