Protege tus ojos si vas en patinete eléctrico

23, septiembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Los patinetes eléctricos que vemos por las calles de las ciudades españolas pueden circular a velocidades que van desde los 12 km/h e incluso hay modelos que pueden alcanzar, con facilidad, los 80 km/h. Se presenta como una opción económica, ligera y respetuosa con el medio ambiente. Su reducido tamaño facilita su transporte, permite sortear atascos y hace que su conducción no requiera de esfuerzo físico.

La mayoría de los conductores de patinetes eléctricos llevan casco para protegerse ante posibles caídas o accidentes pero descuidan sus ojos. Y es que no se es consciente de que a las velocidades que alcanzan pueden causar posibles impactos de cuerpos extraños muy peligrosos -consecuencia de que un vehículo situado por delante pueda proyectar pequeños objetos o partículas- y que pueden causar graves consecuencias para los ojos (córnea y conjuntiva) de los conductores.

Si el usuario de un patinete eléctrico no lleva ningún tipo de protección ocular y se produce el impacto contra el ojo de algún cuerpo extraño, las consecuencias pueden ser agresiones superficiales o que el objeto termine penetrando dentro del órgano y provoque una herida intraocular. En el primer caso no acostumbra a haber efectos importantes pero en el segundo sí que las consecuencias pueden ser potencialmente graves y peligrosas.

Principales secuelas

Las principales secuelas de conducir un patinete eléctrico sin protección en los ojos pueden ir desde una irritación, a una conjuntivitis, una abrasión de la córnea, hemorragia intraocular o una pérdida de visión, entre otras. A todo esto, hay que añadir el riesgo de caer e impactar contra el suelo, una situación que cada vez es más habitual en nuestras calles.

No existe una normativa común que regule la circulación de los patinetes eléctricos, es potestad de los diferentes Ayuntamientos legislar su utilización. Así, por ejemplo, no es lo mismo utilizar un patinete en Barcelona que en Madrid. De momento, la Dirección General de Tráfico ha elaborado una regulación formal de los VMP (vehículos de movilidad personal) que establece como velocidad máxima los 25 km/h.

Si al circular en patinete nos impacta un objeto contra el ojo hay que evitar cerrarlo y rascarnos la zona porque este comportamiento podría desembocar en un accidente ocular. Por eso, una protección completa, con casco y gafas, puede ayudar a prevenir posibles impactos en los ojos y futuras consecuencias graves para nuestra salud visual.

Pin It on Pinterest

Ir arriba