Infecciones oculares debidas al agua de playas y piscinas

26, junio, 2019 / Salud Ocular / Sin comentarios

Las características del agua de las playas y piscinas pueden provocar en verano un aumento de hasta un 20 % en los casos de irritación en los ojos respecto a otras épocas del año, según el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas (CNOO).

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones?

Los síntomas que se pueden padecer debido al agua de playas y piscinas en verano son: conjuntivitis, ojos rojos, quemazón, escozor, lagrimeo, fotosensibilidad y la sensación de cuerpo extraño en el interior del ojo. Problemas que aparecen con mayor frecuencia cuando el agua de las piscinas contiene una cantidad de cloro alta y la del mar no está en las mejores condiciones de higiene y salubridad.

Para evitar dichas molestias se recomienda extremar la protección de los ojos como lo hacemos con la piel, ya que el cloro de la piscina y el agua del mar pueden provocar daños en ellos.

Guía fácil para prevenir

La mejor precaución es el uso de gafas de buceo para impedir el contacto del agua con el ojo así como gafas de sol homologadas para eludir la irritación por radiación ultravioleta.

Las personas con alergias y usuarios de lentes de contacto son uno de los colectivos más afectados por estas molestias, ya sea porque las lentillas han permanecido demasiado tiempo a una temperatura elevada, por falta de higiene en su mantenimiento, o por la incursión de arena en el estuche o en el propio ojo. Otro colectivo especialmente vulnerable son los niños. Para evitar la aparición de infecciones oculares en ellos se recomienda extremar las precauciones higiénicas. La aparición de conjuntivitis en la población infantil aumenta más de un 40 % en verano.

Se recomienda manipular y limpiar las lentillas adecuadamente y usar preferiblemente lentes de contacto desechables diarias, en vez de las mensuales o anuales. Además, los usuarios de lentes de contacto pueden combinar sus lentillas con gafas de sol homologadas, ya que así también evitarán la incidencia directa de los rayos solares en el ojo.

El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía ha señalado algunos consejos y recomendaciones para evitar infecciones como esquivar frotar los ojos en casos de conjuntivitis para impedir una infección de mayor gravedad o incluso una erosión de la córnea. También han aconsejado el lavado de la zona con abundante agua si se dan molestias por la entrada de sustancias extrañas, no abrir los ojos bajo el agua, sobre todo si se ha sometido a alguna intervención ocular reciente o utilizar gotas oculares para hidratar al ojo y aminorar los efectos de picores y enrojecimiento.

Si se nota cualquiera de los síntomas asociados a la conjuntivitis, se debe acudir lo antes posible a un especialista de la visión.

¿Has tenido alguna vez alguna infección debida al agua de playas y piscinas?

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO)

Dejar un comentario