¿Es bueno madrugar?

23, septiembre, 2019 / Bienestar / Sin comentarios

A quién madruga, Dios le ayuda. ¿Es cierto? Otros dirán: no por mucho madrugar, amanece más temprano. Intentaremos averiguar si esta frase del refranero popular se cumple en la actualidad o sólo era aplicable, en otros tiempos, cuando la alarma  o la agenda del móvil no planificaban nuestras vidas.

Tu ritmo biológico es madrugador

Según un estudio de la Universidad de Harvard, las personas que madrugan son más proactivas y felices porque aprovechan mejor el tiempo y planifican anticipadamente sus tareas. La verdad es que los ritmos circadianos (el reloj biológico que regula y programa las funciones fisiológicas del organismo) se activan coincidiendo con la luz solar. Es decir, cuando amanece, nuestra presión arterial aumenta y cesa la secreción de melatonina. La temperatura del cuerpo y la glucosa empiezan a elevarse y el cortisol tiene su pico más alto: nuestro organismo se prepara para un nuevo día. En cambio, por la noche se produce el proceso contrario, porque es cuando disminuye la respiración y el ritmo cardíaco.

Tras dormir bien por la noche, nuestro cerebro está preparado y listo para el día que hay por delante. Con lo que acostarse temprano y levantarse temprano hace que el sueño sea más reparador, ayudando a tomar mejores decisiones, planes más acertados y favoreciendo el cumplimiento de las metas establecidas. Por las mañanas, el cerebro no está cansado y asimila mejor la información.

Más pronto, más productivo

Levantarse pronto supone que tendremos menos distracciones porque se llega pronto al trabajo, se evitan los atascos por el camino, nadie llama, nadie interrumpe, te puedes concentrar con más facilidad y ejecutar y finalizar las tareas diarias. También ayuda a tener hábitos saludables porque propicia hacer ejercicio y un buen desayuno saludable y pausado. Los buenos hábitos alimentarios ayudan y repercuten en nuestra salud, nuestra energía y en nuestro desempeño, porque con un desayuno lleno de vitaminas y proteínas obtendrás las calorías que tu cuerpo necesita para comenzar el día. Un estudio de la Universidad de Northwestern revela que las personas que se levantan tarde consumen casi 250kcal más al día que las que madrugan.

Y, por último, madrugar también mejora tu salud mental porque elimina la necesidad de ir con prisas por las mañanas, añadiendo una importante dosis de positividad y optimismo en la vida. Las personas que tienen por costumbre levantarse temprano se sienten más satisfechas con su desempeño diario, son más eficaces y aprovechan antes las oportunidades que les surgen. Unas circunstancias que, sin lugar a duda, aumentan la autoestima y la felicidad.

Si madrugas, comenzarás el día con buen pie.

¿A qué hora te levantas?

 

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba