¿Necesitamos dormir?

07, agosto, 2019 / Bienestar / Sin comentarios

Todos los manuales dicen que dormir menos de siete horas al día puede tener efectos sobre nuestra salud. Pero, ¿qué sentido tiene que necesitemos dormir un tercio de nuestra vida? El sueño le da al cuerpo un descanso, unas pequeñas vacaciones, pero sobre todo le da tiempo al cerebro para poner en orden la gran cantidad de recuerdos, ideas y conocimientos que acumulamos diariamente.

¿Nuestro cerebro duerme?

Mientras dormimos nuestro cuerpo descansa pero nuestro cerebro tiene mucho trabajo por hacer. Es mientras dormimos que nuestro cerebro aprovecha para hacer un poco de limpieza, clasificar y almacenar información, reabastecer las sustancias químicas y resolver problemas.

En nuestro día a día, cuando estamos despiertos, las neuronas establecen conexiones entre ellas a causa de las millones de experiencias diarias que vivimos, disfrutamos o sufrimos. Y, durante el sueño, es cuando nuestro cerebro se dedica a eliminar aquellas conexiones que no son importantes y a reforzar las que sí lo son. En resumen, la información que aprendemos durante el día se potencia y se clasifica mientras dormimos.

¿Cuántas horas debemos dormir?

La cantidad de sueño recomendada para los adultos está entre siete o nueve horas al día y para los niños de diez a once horas. Pero la mayoría de las personas no lo cumplen. Según datos del Comité Español de Acreditación Medicina del Sueño (CEAMS), los españoles duermen de media una hora menos que el resto de ciudadanos europeos y un tercio de la población padece algún tipo de trastorno del sueño.

¿Qué pasa si dormimos pocas horas?

Dormir pocas horas puede producirnos problemas en la esfera física, emocional y cognitiva. Y por mucho que lo intentemos, las horas de sueño que se pierden no se pueden recuperar. Si un día se ha dormido sólo tres horas, aunque se haga una buena siesta, los efectos de la falta de sueño seguirán activos e incluso puede ser que se agudicen. Los problemas más usuales por no dormir las horas necesarias son irritabilidad, fatiga, falta de concentración, mal humor, dolor de cabeza y fallos en la memoria.

Si no se duerme, se tiene problemas para pensar y hacer las cosas ya que el cerebro y el cuerpo no pueden realizar las tareas habituales con la misma facilidad de siempre. Los expertos también hablan, en los casos más graves, de más posibilidades de tener sobrepeso, trastornos en el apetito, pérdida de masa muscular y estrés. Al no dormir, las defensas bajan y el cuerpo está más débil, por lo que se es más propenso a coger algún virus o bacteria porque el sistema inmunológico no tiene fuerzas para hacerle frente.

Así pues, por muy bien que comamos, por mucha actividad física que hagamos, el día a día se nos hará mucho más duro si no dormimos lo suficiente. Quizás el estilo de vida moderno no sea compatible con una buena higiene del sueño pero hay que hacer todo lo posible para conseguir dormir las horas necesarias. No es conveniente hacer ejercicio antes de acostarse, hay que evitar la ingesta de alcohol, bebidas energéticas o con cafeína, es recomendable ir a dormir siempre a la misma hora y ayuda a dormir bien apagar las luces antes de ir a la cama. Si quieres sentirte bien, acuérdate de dormir.

¿Alguna vez te has sentido agotado por no haber conciliado el sueño?

Pin It on Pinterest

Ir arriba