¿En qué consiste la gimnasia ocular?

18, septiembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Todos somos conscientes de que es importante mantener el cuerpo en forma y hacer deporte, con regularidad, para adquirir un buen tono muscular y evitar futuros problemas cardiovasculares, entre otros. Pero no le damos la misma importancia a practicar gimnasia ocular para que la musculatura de nuestros ojos funcione correctamente. Deberíamos incorporar estos ejercicios en nuestra vida diaria y, de esta forma, garantizar una visión satisfactoria durante la vejez.

La gimnasia ocular consiste, básicamente, en realizar una serie de ejercicios encaminados a conseguir que la musculatura ocular sea más fuerte y flexible y lograr, de esta forma, una visión más ágil, eficiente y de mayor calidad. Se suele recomendar para combatir la fatiga visual y para mejorar la función binocular, en casos de estrabismo o la ambliopía (ojo vago).

El ojo se mueve a través de seis músculos que se unen tangencialmente a la esclerótica -estructura que protege todos los elementos internos del globo ocular. El problema ocular normalmente lo explora y detecta un oftalmólogo pero la gimnasia ocular como tratamiento la suele hacer un optometrista.

Tipos de gimnasia ocular: activa y de relax

Hay dos tipos de gimnasia ocular: la activa o la de relax. Ambas se deben realizar en una situación de comodidad y relajación y respirando de forma pausada y tranquila. En la activa se realizan ejercicios de seguimiento que consistirían en ejercitar todos los músculos del globo ocular. Lo recomendable es invertir unos 15 minutos y realizarlos unas diez veces.

Con el brazo estirado cogemos un lápiz y hacemos movimientos horizontales, verticales, en diagonal y circulares, mientras lo seguimos con la mirada sin mover la cabeza. También podemos fijar la mirada en el mismo lápiz y lo acercamos lentamente a los ojos para, seguidamente, alejarlo. También es recomendable dentro de la gimnasia ocular activa mirar por la ventana. Un posible ejercicio es el de hacer una marca a la altura de los ojos en el vidrio, mirar esa marca y después centrar la vista a un punto lejano, a través de la ventana (se debe realizar, repetidamente, varias veces).

Y aunque pueden resultar al principio un poco difíciles, son muy eficaces los ejercicios de escritura con los ojos. ¿En qué consisten? Con los ojos cerrados imaginamos una palabra y, después, intentamos escribirla con los ojos, sin mover la cabeza.

La gimnasia visual de relajación está pensada sobre todo para quienes padecen fatiga visual derivada de un exceso de horas frente a las pantallas de los dispositivos electrónicos. Entre los posibles ejercicios a realizar estaría el de desviar la vista de la pantalla, cada quince minutos, para fijarla en un punto alejado durante cinco o diez segundos. También es recomendable mirar la punta de la nariz durante unos diez o quince segundos sin descansar la vista.

Otro ejercicio de relajación consiste en parpadear lo más rápido posible durante quince segundos. Después se debe cerrar los ojos con fuerza y abrirlos el máximo que se pueda unas cinco veces. Otro ejercicio característico es el de dibujar círculos con la vista, que sean lo más redondos posible, y en el sentido de las agujas del reloj y en el contrario.

Ejercita tu mente, tu cuerpo y tus ojos. Cuida de tu salud.

 

 

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba