El 50% de la población que padece glaucoma lo desconoce

27, marzo, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

El pasado 12 de marzo fue el Día Mundial del Glaucoma. Más de un millón de personas en España sufre este problema visual, una lesión irreversible del nervio óptico que constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, después de las cataratas. Aunque su incidencia se incrementa con la edad -como no presenta síntomas significativos-, se calcula que medio millón de personas no sabe que lo padece.

El “síndrome del ladrón silente”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen 64 millones de personas en el mundo que sufren glaucoma y, debido al incremento de la esperanza de vida, se estima que en los próximos 20 años habrá más de 110 millones afectadas.

El glaucoma es una afección ocular que merma el sistema visual de manera gradual hasta producir baja visión y, en el 5% de los casos, ceguera. Esta enfermedad degenerativa es también conocida como el ‘síndrome del ladrón silente’ por su evolución lenta, la ausencia de síntomas evidentes y porque no causa dolor.

Según explica el decano del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), Juan Carlos Martínez Moral, “tiene una prevalencia del 2% a los 40 años y de un 4% a los 70, lo que confirma que estamos ante una patología que guarda una estrecha relación con el envejecimiento, en la que influyen factores genéticos y ambientales, y donde el único agente de riesgo modificable es la presión intraocular».

Detección precoz

Detectar a tiempo el glaucoma podría evitar la aparición de casos de ceguera en un 95%, por lo que se recomienda a las personas mayores de 45 años acudir a comprobar su presión intraocular en su óptica de referencia, al menos una vez al año.

La mayor parte de los diferentes tipos de glaucoma no se pueden prevenir. Al no mostrar signos identificables, sólo la detección precoz permitiría minimizar los síntomas, retrasar la evolución y reducir la probabilidad de que derive en ceguera irreversible.

Grupos de riesgo

Además de las personas mayores de 45 años, son un perfil de pacientes proclive a desarrollar glaucoma -en uno o ambos ojos- aquellos que tienen antecedentes familiares o con una presión intraocular alta. También lo son aquellas personas con miopía elevada -mayor de 5 dioptrías- o las que hayan sufrido un golpe o traumatismo en el ojo, porque el nervio óptico es más susceptible a la lesión.
Otro grupo especialmente sensible es el de las personas con diabetes. El aumento de los niveles de glucosa en sangre “puede provocar graves daños en la retina, provocando otra patología conocida como retinopatía diabética, por lo que conviene llevar un buen control de la diabetes y someterse a revisiones visuales regulares” sostiene el decano del Colegio de Ópticos.

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas

Pin It on Pinterest

Ir arriba