Del día del trabajo al día del teletrabajo

29, abril, 2020 / Mirada particular / Sin comentarios

La vida antes y después del coronavirus no será la misma. La crisis sanitaria ha conllevado muchos cambios, a nivel mundial, no sólo en los hogares sino también en la forma de trabajar. Esta semana celebraremos el 1 de mayo -día del trabajo o del trabajador- en el que se conmemora a los “mártires de Chicago” que fueron ejecutados, en 1886, por convocar varios días de huelga y manifestaciones para reclamar mejores condiciones laborales.

Este año no se podrá salir a la calle para manifestarse ni reunirse para debatir sobre los temas laborales de interés. Los sindicatos deberán reestructurar sus programas y, seguramente, deberán optar por soluciones virtuales. Y es que la pandemia del Covid-19 ha cambiado, para muchos, las condiciones laborales y se han abandonado los despachos, las oficinas, las fábricas o los polígonos por el comedor, la cocina o el escritorio de casa. Hemos pasado del trabajo al teletrabajo.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

Los expertos hablan de oficina en el hogar o de oficina móvil o virtual. El teletrabajo es cuando una persona trabaja para una empresa desde un lugar alejado de la sede (normalmente su casa), a través de un sistema de telecomunicación.

El teletrabajo ofrece una mayor flexibilidad horaria, eficiencia y una mayor accesibilidad. En cuanto a la flexibilidad, el teletrabajo permite adaptar el horario a las necesidades personales y ayuda a compaginar la vida personal y profesional. Pero, por otro lado, también hace más difícil definir de qué hora a qué hora trabajamos, pudiendo tener efectos negativos en nuestra salud mental y física.

La eficacia del teletrabajo depende, en gran parte, de factores como la agilidad de los sistemas de información y comunicación de la empresa, de la cultura corporativa y de la capacidad de los supervisores de apoyar al trabajador. Pero permite una mejor gestión del tiempo al no tener que desplazarse al puesto de trabajo.

Una de las grandes ventajas del teletrabajo es su mayor accesibilidad, lo que permite derribar las barreras estructurales que impiden que personas con discapacidad puedan acceder a puestos de trabajo.

Vigila tu salud visual

Como hemos tratado en posts anteriores, este cambio de trabajo a teletrabajo conlleva más horas delante de las pantallas y puede afectar a nuestra salud visual. Hay que estar atento en seguir las recomendaciones de los expertos oftalmólogos y optometristas, respetando las distancias de lectura de unos 65-70 centímetros y poniendo en práctica la regla 20-20-20.

También es importante la postura, es recomendable estar sentado confortablemente, con la espalda bien apoyada y evitar cruzar las piernas para ayudar a un buen flujo sanguíneo. Siempre que sea posible, es importante tener una ventana o balcón cerca para poder hacer pausa de las pantallas, tener una buena iluminación e intentar mirar a lo lejos.

¿El teletrabajo será el futuro? Por de momento, celebrémoslo. ¡Feliz día del teletrabajo!

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba