Cuida de tus ojos en el trabajo

11, marzo, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Una de las causas de las ausencias laborales son los problemas visuales y los ojos son una de las partes de nuestro cuerpo que más se resiente en el entorno laboral. En este artículo os contaremos cuáles son los principales riesgos y lesiones oculares -que hay que tener presentes en cualquier manual de protección de las empresas- y cómo prevenirlos.

¡Vigila!

Algunas de las lesiones oculares o riesgos más frecuentes en el ámbito laboral son las quemaduras químicas, a causa de la pulverización o salpicaduras accidentales de sustancias en el ojo. La conocida como abrasión corneal –rasguños en el ojo– que se da a menudo por un golpe o pinchazo en el ojo o como consecuencia de frotarlo en exceso con algún cuerpo extraño como podría ser el polvo o la arena.

Otros riesgos oculares son la fatiga visual que produce molestias en el ojo tras someterlo a un esfuerzo continuado como pueden ser muchas horas delante del de la pantalla del ordenador. En aquellos trabajadores y trabajadoras que operan en el exterior es importante proteger la cabeza del sol durante la jornada para evitar los riesgos térmicos provocados por el frío y el calor.

En el caso de trabajos industriales hay riesgos de radiaciones en todos aquellos que usan la soldadura, la radiación infrarroja -en tareas con vidrio o metal fundido-, la radiación ultravioleta o el láser -lectores de códigos de barras o alineadores industriales. También hay que tener en cuenta los riesgos mecánicos que podrían producirse por partículas proyectadas, astillas o perforaciones.

¡Protégelos!

Las trabajadoras y trabajadores que pasan muchas horas ante el ordenador u otro tipo de dispositivos deberán trabajar con la luz adecuada y ajustar el brillo de la pantalla, realizar pausas -más o menos de 20 segundos cada 20 minutos-, mantener una distancia mínima de 40 centímetros respecto al dispositivo y parpadear, con frecuencia, para evitar la irritación de los ojos.

En el caso de quienes trabajan en la intemperie es esencial el uso de un equipo de protección individual (EPI) ya que están expuestos a agentes externos. Este equipamiento cuenta con unas gafas de protección que, a poder ser, cubran parte o la totalidad de la cara, todo dependerá del riesgo al que se enfrente la trabajadora o trabajador.

Sin duda, los entornos industriales son los más propensos a que se den lesiones oculares. También es imprescindible, en este caso, un EPI compuesto tanto de gafas de protección como de pantallas con filtros de protección ocular adecuados.

Trabaja, pero siempre con seguridad y sin olvidar a tus ojos.

Pin It on Pinterest

Ir arriba