Mientras dormimos, todo sobre el sueño

24, marzo, 2012 / Mirada particular / Sin comentarios

Es una actividad que realizamos cada día y que nos ocupa la tercera parte de nuestra vida. Sí, efectivamente, hablamos del sueño. Hoy queremos resolver algunas dudas sobre lo que es el sueño y cómo funciona. ¿Te apuntas?

¿Por qué dormimos?
El sueño es fundamental para preservar la salud y la vitalidad del cuerpo y la mente. El tiempo que pasamos durmiendo (en una persona de 90 años será el equivalente a 37,4 años en la cama) no es un paréntesis sino que es un período activo donde se producen cambios hormonales, bioquímicos, metabólicos y de temperatura corporal. ¡Dormir nos permite estar despiertos y estamos despiertos para poder dormir!

¿Cómo funciona el sueño?
El descanso nocturno se compone de cinco fases que en conjunto forman un ciclo, que es el mismo para todas las personas. A lo largo de una noche podemos realizar hasta cuatro o cinco ciclos completos.

Durante el día nuestro cuerpo produce adrenalina, lo que nos mantiene despiertos y dispuestos a realizar esfuerzos físicos e intelectuales. Cuando el día se acaba, el cerebro genera entonces la hormona del sueño: la melatonina. El caudal sanguíneo de la musculatura dismunuye, se reducen los reflejos, los músculos se relajan y baja la temperatura del cuerpo. A medida que la adrenalina y otras sustancias que nos ayudan a estar despiertos dismuyen, vamos perdiendo progresivamente lucidez, lo que no quiere decir que el cerebro se paralice. Justamente en este momento es cuando el cerebro produce más glucosa (el combustible que lo hace funcionar.), es decir, el cerebro está en su máximo rendimiento aunque su trabajo no se traduzca en actividad física. Es cuando empezamos la primera fase del sueño que se denomina “estado de somnolencia”. Los ojos se cierran por el cansancio, los músculos se distienden y la respiración se vuelve uniforme. La actividad del cerebro se hace más lenta que durante la vigilia. Esta primera fase es breve y dura entre treinta segundos y unos minutos.

¿Cómo remediar la dificultad de conciliar el sueño?
Como cualquier actividad que se realiza a diario, dormir es un hábito que exige determinadas rutinas y rituales. Repetir cada día determinadas acciones nos preparan para pasar de la vigilia al estado de somnolencia sin que nos demos cuenta. ¿Has pensado en las acciones que realizas habitualmente antes de acostarte? Es muy posible que si no realizas alguna de estas actividades como lavarte los dientes o preparar la ropa para el día siguiene, sientas incomodidad o malestar que te dificulte dormir. En un post anterior abordamos cómo dormir en pareja.

¿Lo más común es dormir de lado?
Sí. Dormir recostados sobre el lado izquierdo o sobre el lado derecho son las dos posiciones más recomendables tanta para los adultos como para bebés. Sin embargo, no debemos preocuparnos demasiado porque nuestro cuerpo es muy sabio y se acomoda naturalmente a la posición más adecuada en el transcurso de la noche. Gracias a los ligeros despertares inconscientes que se producen a lo largo de la noche podemos cambiar de posición, lo que impide que nos levantemos con dolores o contracturas si durmiérmos en una misma posición.

¿Cuántos despertares tenemos cada noche?
En las diferentes fases de cada ciclo del sueño tenemos entre 6 y 8 despertares muy breves. En el caso de los niños y adultos, no suele durar más de 30 segundos. En cambio, en las personas mayores sule exceder entre 2 y 5 minutos. En todo caso, se trata de una situación normal en la que adoptamos una posición más adecuada o nos tapamos si tenemos frío.

¿En qué posición acostumbras a dormir?

 

*Fuente: doctor Eduard Estivill

El sueño_FARMAOPTICS

Dejar un comentario

Pin It on Pinterest

Ir arriba