¿Tienes estrés visual?

27, diciembre, 2018 / Salud Ocular / Sin comentarios

Es probable que tengas unos días de fiesta: el momento ideal para repasar cómo ha ido este año y qué intenciones o propósitos tienes para el próximo. ¿Qué tal si también aprovechamos para tomarnos un tiempo y descansamos la vista? Podemos hacerlo con un gesto muy sencillo: reduciendo el número de horas frente un ordenador o un smartphone. Asimismo, también es cierto que estamos más abiertos a reflexionar sobre cómo mejorar nuestros hábitos, por este motivo, queremos incidir en reducir el estrés ocular. ¿Te apuntas?

¿Tengo estrés visual?

El estrés visual puede provocar alguno de estos síntomas:

  • Sequedad ocular: puede causar incomodidad e incluso dolor. Se produce cuando existe un déficit de lágrima en el ojo, responsable de hidratar los ojos o de una reducción de la frecuencia del parpadeo.
  • Picor de ojos: también puede ocurrir debido a una insuficiente hidratación de los ojos, ya que se asocia con la sequedad ocular.
  • Temblor de ojos: son tics provocados por el movimiento involuntario de los músculos del párpado.
  • Párpados inflamados: se asocia a la sequedad ocular y es cuando aparecen residuos sebáceos en párpados y pestañas.
  • Afectación en la mácula, la parte central de la retina: se conoce como maculopatía serosa central, una inflamación de la mácula que provoca visión borrosa o pérdida súbita de visión.
  • Hipersensibilidad a la luz o fotofobia: ocurre principalmente cuando se dedican demasiadas horas a visualizar pantallas electrónicas.
  • Dolor de cabeza: los problemas de visión pueden causar cefaleas.

Además, el estrés visual puede ocasionar también pesadez en los párpados, puntos negros que aparecen y desparecen e incapacidad para enfocar correctamente, entre otros.

¿Cómo podemos evitarlo?

¿Sabías que se puede prevenir la aparición de la fatiga visual? Con sencillas guías y con ergonomía visual que ayudan a mantener una correcta higiene visual. Podemos:
• Tener una iluminación adecuada y suficiente que evite los reflejos en la pantalla.
Descansa 20 segundos cada 20 minutos mirando a 6 metros o más.
Relaja la vista mirando objetos o puntos alejados, por ejemplo, a través de la ventana.
• Coloca la pantalla a una distancia mínima de 30 cm en el caso de móviles y tabletas.
• Mantén una postura correcta mientras lees o trabajas.
• Pon el dispositivo ligeramente por debajo de la altura de los ojos.
• Ajusta el brillo y el contraste para que la lectura resulte cómoda.

Recuerda que puedes aprovechar las vacaciones para no forzar la vista y empezar así el Nuevo Año con más energía. De hecho, se trata de un momento ideal para chequearse la visión ya que ayuda a prevenir problemas visuales y favorece un diagnóstico adecuado en casa que sea necesario el uso de gafas.

¿Has sentido alguna vez la visión estresada?

 

*Fuente: Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas 

 

Dejar un comentario