Nuevas tecnologías y niños

22, marzo, 2016 / Salud Ocular / Sin comentarios

¿Las nuevas tecnologías afectan también a la salud visual de los niños? Las nuevas tecnologías pueden ser unos perfectos aliados de la visión. De hecho, estudios recientes avalan su función terapéutica cuando tenemos algún problema de fijación, de seguimiento o de agudeza visual. Entonces, ¿dónde está el quid de la cuestión?

El problema reside en el tiempo, que se pasa delante de la pantalla, que puede dar lugar a problemas de cansancio visual o fatiga, que se manifiestan con picor o sequedad ocular. Cada 2 o 3 horas de trabajo delante de una pantalla deberíamos tener unos 10 minutos de descanso y esto no se cumple en absoluto, es decir, con más de 2 o 3 con dispositivos electrónicos de trabajo en pantalla ya estaríamos produciendo cansancio visual! Además del tiempo de exposición a los dispositivos móviles, también es importante tener en consideración:

Posición con el ordenador o tableta

La pantalla debe situarse siempre por debajo de los ojos. Enseña a tu hijo a colocarse, como mínimo, a una distancia de 60 centímetros. Ten en cuenta la ergonomía: apoya la espalda en el respaldo de la silla y coloca los pies en el suelo o en un reposapiés.

Cuestión de iluminación
La habitación deberá tener una buena luz ambiente y un foco de iluminación (a ser posible luz blanca amarillenta) sobre el libro. Evítale a tu pequeño los reflejos o la luz directa sobre los ojos procedentes tanto de la pantalla del ordenador como de los fluorescentes del techo o del flexo. ¡Y no te olvides de parpadear! Cuando se fija la vista en una tarea en visión próxima, la frecuencia de parpadeo disminuye, pudiendo aparecer picor o escozor de ojos.

Revisión ocular una vez al año

En la detección de los trastornos visuales es fundamental el papel de los padres, de los maestros y del óptico-optometrista. No olvidemos que la detección y el diagnóstico precoz de algunas anomalías visuales son cruciales para prevenir futuros desórdenes en el aprendizaje, de ahí la importancia de un examen visual completo. Y es que el 80% de lo que los niños aprenden lo hacen a través de la vista. Así que un tratamiento adecuado permite que los más pequeños tengan una buena visión durante el resto de su vida.

Algunos niños con dificultades de aprendizaje tienen comportamientos específicos de hiperactividad y distracción, y a menudo son diagnosticados de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Sin embargo, los problemas de visión no detectados y no compensados pueden provocar algunos de los mismos signos y síntomas comúnmente atribuidos al TDAH cuando, de hecho, tienen un problema de visión que no ha sido detectado.

Desde FARMAOPTICS recomendamos que al menos una vez al año, se lleven a cabo exámenes visuales por parte de ópticos-optometristas para descartar posibles problemas refractivos como miopía, hipermetropía o astigmatismos; anomalías de la visión binocular, como los estrabismos, o la ambliopía (ojo vago). 

Dejar un comentario