¿Sabías que las enfermedades de transmisión sexual pueden dañar tus ojos?

21, marzo, 2012 / Salud Ocular / Sin comentarios

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que cerca de 30 tipos de virus y bacterias causan dolencias y enfermedades de transmisión sexual (ETS). Pero estas enfermedades no solo dañan la salud sexual de quien las padece, sino que también afectan a otras partes del cuerpo, entre otras, a los ojos.

Clamidia 

La clamidia es una infección bacteriana que se contagia a través de la unión sexual con una persona infectada. Si algún fluido sexual entra en contacto con los ojos o si nos frotamos los ojos después de tocar los genitales -con los dedos infectados-, corremos el peligro de sufrir una conjuntivitis aguda.

Gonorrea

La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y la puede propagar cualquier tipo de actividad sexual. Esta ETS, con sus múltiples síntomas, puede llegar a provocar una queratitis que es una inflamación de la córnea -llegando a comprometer la visión. Se puede sentir dolor, sensibilidad a la luz, conjuntivitis e incluso secretar pus por uno o ambos ojos.

Herpes simple

Los ojos son una de las partes del cuerpo más delicadas y deberíamos tener mucho cuidado cuando los tocamos. No se debe hacer con las manos sucias y, menos aún, si tenemos alguna enfermedad infecciosa o vírica, como es el caso del herpes.

La aparición del herpes puede dañar la córnea de forma considerable, así como, provocar ulceras e incluso una necrosis retiniana aguda que provoca una destrucción de la retina y afectar, en consecuencia, a la visión de forma importante.

Sífilis

Al igual que la gonorrea y la clamidia, la sífilis es una de las enfermedades de transmisión sexual que favorece mucho la aparición de conjuntivitis.

Citomegalovirus

Esta es una infección que aparece junto con el sida y es responsable de ceguera cuando se está en estado avanzado. Es un virus que causa una infección de la retina y se caracteriza por necrosis de la retina, hemorragias, envainamiento de los vasos y edema.

Una mala visión puede ser un reflejo de que hay un problema en otra parte del cuerpo que cabe ser revisado con urgencia. Lo mejor es realizarse revisiones de forma periódica para evitar posibles dolencias o detectarlas a tiempo y, sobre todo, estar informados de los medios que tenemos para evitarlas.

*Fuente: Organización Mundial de la Salud

Pin It on Pinterest

Ir arriba