Que el confinamiento no te altere el sueño

15, mayo, 2020 / Bienestar / Sin comentarios

Según un estudio de la Universidad de Zaragoza, más de la mitad de la población española presenta problemas para dormir durante el confinamiento. Destacan las dificultades para conciliar el sueño, los despertares nocturnos y una mayor somnolencia durante el día. ¿Hay una explicación? El estrés, la ansiedad, el sedentarismo y el uso indiscriminado de la tecnología pueden ser algunas de las causas. Te lo contamos en Magazine de Farmaoptics.

El confinamiento prolongado ha alterado nuestra rutina, actividades y horarios de cada día. Somos animales de hábitos y costumbres y nuestro cerebro también. Nuestro cuerpo está hecho para dormir de noche y estar despierto durante el día y cualquier alteración del reloj circadiano, afecta al resto de sistemas y cada vez resulta más difícil ajustarlo.

El estudio de la Universidad de Zaragoza concluye que los problemas del sueño no tienen edad. Sin embargo, hay un impacto particular en los adultos de entre 30 y 60 años que se han sentido afectados por la paralización de sus actividades. Los expertos psicólogos explican que la crisis sanitaria ha generado en muchas personas una sensación de falta de control e incertidumbre con respecto a las consecuencias en un futuro próximo, lo que ha generado episodios de ansiedad y estrés y, con ello, problemas de sueño.

Protégete del coronavirus durmiendo

Como ya hemos dicho en varias ocasiones, el confinamiento ha provocado un uso indiscriminado de la tecnología a todas horas. El uso de los dispositivos electrónicos antes de dormir provoca cambios en nuestro reloj circadiano y puede provocar cambios de humor, irritabilidad, falta de concentración y de atención y, lo más grave, puede debilitar nuestro sistema inmunitario.

A primera hora del día es cuando se produce todo el intercambio de información entre los diferentes sistemas del organismo para mantenernos sanos, pero si estamos despiertos todo este proceso se altera. Incluso, expertos del Instituto del Sueño explican que los pacientes con problemas para dormir segregan una hormona llamada leptina que estimula el apetito y que hace que se quiera comer a todas horas, provocando problemas nutricionales.

Según la Sociedad Española del Sueño, entre otros problemas de salud, no dormir correctamente puede conllevar futuros procesos inflamatorios, alteraciones hormonales, dificultad en el manejo de las emociones y un incremento del riesgo de enfermedad cardíacas y cerebrovasculares.

 ¿Hay solución al insomnio?

Para evitar el insomnio, debemos recuperar, en la medida de lo posible, nuestro patrón del sueño y nuestros sincronizadores externos que son la luz, la oscuridad, la actividad física, la alimentación y las relaciones sociales. Se debe usar la cama para dormir y no para ver la televisión ni para teletrabajar. El cerebro debe volver a entender que en la cama es donde descansamos.

No debemos olvidar que las pantallas de los dispositivos electrónicos irradian una luz azul -de la que ya hemos hablado en otras ocasiones- que hace que nuestro cerebro se confunda y crea que es de día. Hay que tener presente que el ciclo de luz y oscuridad es fundamental para poder descansar bien.

De día, es recomendable tener siempre abiertas las persianas o cortinas y dar entrada a la luz natural del sol. Y cuando sea la hora de dormir, debemos cerrar todos los dispositivos y las luces para que nuestro cerebro entienda que es de noche y que debe comenzar a segregar la hormona del sueño, la melatonina.

En resumen, de día actívate y de noche cierra las luces y a dormir.

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba