¿Qué cambios físicos experimenta la madre durante el embarazo?

09, mayo, 2019 / Mirada particular / Sin comentarios

Hoy hablaremos del embarazo, un estado que muchas mujeres han experimentado pero queremos dar algunos consejos para que las molestias sean un poco más leves. ¿Te apuntas?

Dolores y tensión en la parte baja del abdomen

Suelen aparecer al final del día y normalmente son a raíz de algún exceso físico: andar mucho o demasiado deprisa o haber tenido un día muy activo, entre otros. La presión pelviana irá aumentando a medida que el embarazo evolucione.

¿Algún consejo? No hagas esfuerzos excesivos, descansa y procura relajarte.

Dolor de espalda

En general, estas molestias aumentan a medida que el fetus se desarrolla (con el consiguiente abdominal) y pueden perdurar después del parto. El grande crecimiento del abdomen provoca cambios de posición como que los hombros se vuelven hacia atrás y el centro de gravedad se desplaza para poder mantener el equilibrio. A causa de estos cambios de posición, se pueden tener muchas molestias a toda la columna vertebral, aunque la lumbalgia es la más frecuente.

Algunas recomendaciones serían:

  • Como prevención, es ideal hacer natación: como flotamos, nuestro cuerpo pesa menos y nos sentimos más ligeras y se nos activa la circulación sanguínea.
  • El dolor se puede aliviar aplicando una bolsa de agua caliente en la zona y también haciendo movimientos pelvianos y estiramientos.
  • También ayuda mucho llevar unos zapatos cómodos y no estar mucho tiempo de pie o sentado en la misma posición: por cada hora sentado o de pie, podrías pasear durante diez minutos.

Restreñimiento

Durante el embarazo, el intestino grueso se relaja, de manera que los alimentos se queden durante más tiempo en el sistema digestivo, y con esto se consigue que una mayor parte de nutrientes lleguen al fetus. El gran desarrollo del útero también presiona la tripa. El estreñimiento se produce por la ralentización de los intestinos.

Algunas guías para evitarlo son seguir una dieta rica en fibra, evitar alimentos refinados como pan, bollería o arroz blanco e ingerir mucho líquido (como agua y zumos de frutas o verduras).

¿Has experimentado alguno de estos síntomas?

 

*Fuente: «Ser madre: el antes y el después» de los doctores Eduard Estivill, Gonzalo Pin y Carlos Salvador

Dejar un comentario