Luz azul y sobreexposición

05, agosto, 2013 / Salud Ocular / Sin comentarios

¿Sabes que tienen en común ordenadores, dispositivos móviles, ‘tablets’, videoconsolas, y luces y leds? Todos ellos tienen un factor en común: la luz azul. Hoy abordaremos tu visión en el mundo digital, la luz azul y los peligros que comporta su sobreexposición. ¿Quieres saber más?

La luz azul es una radiación que nos ayuda a estar despiertos y a mejorar el contraste de la visión, pero que en grandes cantidades puede resultar dañina.

¿Qué puede provocar la sobreexposición?

La sobreexposición a esta luz puede provocar, a nivel inmediato, molestias como tener el ojo seco o irritado, fatiga visual o insomnio. A largo plazo, la acumulación de esta luz acelera el proceso neurodegenerativo de los ojos, pudiendo llegar a la ceguera.

¿Como podemos evitar la sobreexposición?

Debido a la digitalización de nuestra vida cotidiana, estamos cada vez más expuestos a la luz azul. Para evitar los efectos dañinos se recomienda reducir el número de horas que estamos ante un dispositivo electrónico y respetar la distancia de visión adecuada. La utilización de filtros en las lentes contra la luz azul permite neutralizar los efectos nocivos de esta radiación.

Además, ¿sabías que el juego excesivo con pantallas puede crear una generación de miopes?

El juego excesivo de los niños con pantallas electrónicas creará una generación de miopes, según un estudio realizado por la Fundación Rementería. El estudio, realizado entre 150 niños, demuestra que los que pasan menos de cinco horas al aire libre al día tienen un mayor riesgo de miopía.

Esos datos corroboran que realizar actividades a corta distancia multiplica el riesgo de miopía, en especial en niños pequeños. Así, según la profesora Celia Sánchez, directora del departamento de Óptica de la Universidad Complutense, «la acomodación del ojo a los dispositivos electrónicos durante periodos prolongados ocasiona que se utilice indebidamente la reserva de acomodación, lo que va a ocasionar una generación de miopes y la aparición de vista cansada varios años antes que en la actualidad».

Aumentar el tiempo de actividad al aire libre una hora a la semana puede reducir un 2% la probabilidad de desarrollar miopía, según un estudio publicado en Opthalmology. Aunque en vacaciones los niños pasan más tiempo en la calle, existe una tendencia cada vez mayor a las actividades de cerca, sobre todo con juegos electrónicos, lo que ocasiona un mayor riesgo de miopía. Uno de cada cinco niños no practica ningún deporte.

El 77,7% de los niños y el 65% de las niñas entre los 8 y los 9 años pasa una media de cuatro a seis horas al día con videojuegos, según un trabajo de la Universidad Internacional Valenciana publicado este año.

¿Intentas no sobrecargar el ojo de luz azul?

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Ir arriba