La primavera, la alergia y la salud ocular

13, marzo, 2020 / Bienestar / Sin comentarios

Cada año aumenta el número de personas alérgicas y, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), unos 8 millones de personas sufren alergia al polvo en España. Una cifra que equivale al 17% de la población y las estimaciones indican que los totales podrían aumentar a 12 millones en una década.

En el caso de los niños las cifras, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), todavía son más alarmantes porque hasta un 30% de los jóvenes españoles padece alergia al polen y su incidencia cada vez es mayor.

Más alérgicos y más precauciones

Aunque no entraremos a la primavera astrológica hasta el 20 de marzo, ya hace unos días que hemos entrado en el periodo meteorológico y algunas personas ya han sufrido de alergia. La floración se ha adelantado antes de tiempo a causa de las temperaturas más cálidas que hemos tenido durante los dos primeros meses del año.

Los síntomas alérgicos consisten en congestión nasal, estornudos, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos, entre otros. Los profesionales médicos establecen una serie de consejos de prevención que consisten en identificar el tipo de polen que produce la alergia, consultar los niveles que hay en la zona en la que se vive, cerrar las ventanas de casa durante la noche, evitar la moto o la bicicleta y, si hay que desplazarse, hacerlo en coche y con las ventanas cerradas, utilizar gafas de sol para protegerse del polvo y las partículas en suspensión y, si en la zona hay mucho polen, usar una mascarilla homologada.

También es recomendable extremar la higiene diaria -el polen se puede depositar en la ropa o en el pelo-, lavarse las manos a menudo y evitar frotarse los ojos. Los usuarios de lentes de contacto deben seguir cuidadosamente las recomendaciones de su óptico-optometrista para minimizar los riesgos y seguir disfrutando de la mejor visión.

Todas las alergias oculares deben ser evaluadas por el profesional sanitario y se debe iniciar el tratamiento según las recomendaciones específicas para cada paciente.

*Fuente: Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica y Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica

Pin It on Pinterest

Ir arriba