Estrabismo: cuando los ojos no bailan juntos

28, febrero, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

La escritora argentina Mercedes Halfon explica, en su novela El trabajo de los ojos, su pequeña falla ocular. Ella lo describe como “que sus ojos no se ponen del todo de acuerdo a la hora de bailar”. Y es que el estrabismo es la incapacidad de los ojos para mantener la alineación correcta y funcionar juntos como un equipo.

Desalineamiento

Cada ojo tiene seis músculos externos que controlan la posición y el movimiento del ojo. El estrabismo tiene lugar cuando hay problemas neurológicos o anatómicos que interfieren con el control y la función de los músculos extraoculares.

La señal primaria del estrabismo es una desalineación visible de los ojos, con un ojo desviado hacia adentro (esotropía), afuera (exotropía), arriba (hipertropía) o abajo (hipotropía), o en un ángulo oblicuo. Puede ser constante o intermitente y el desalineamiento puede afectar a un solo ojo, a los dos o alternarse.

Estrabismo infantil

Es frecuente en los recién nacidos tener los ojos cruzados, de forma intermitente, a causa del desarrollo incompleto de la visión.  Pero es un trastorno que suele desaparecer a medida que el bebe crece y el sistema visual va madurando.

Los exámenes oculares rutinarios en los niños son la forma más eficaz para detectar el estrabismo. Es importante tratarlo lo antes posible para evitar la visión doble, ambliopía u otros síntomas visuales que podrían interferir con la lectura y el aprendizaje escolar.

¿Se puede tratar?

El tratamiento para el estrabismo se concentra en corregir el alineamiento de los ojos y restaurar la visión binocular (visión con los dos ojos). En la mayor parte de los casos, el único tratamiento eficaz para un estrabismo constante es la cirugía. Cuanto más rápidamente se trate quirúrgicamente el estrabismo, más posibilidades existirán para que el ojo afectado desarrolle una agudeza visual normal y los dos ojos funcionen en conjunto correctamente, como un equipo.

En algunos casos de estrabismo, el oftalmólogo prescribe gafas para ayudar a corregir el alineamiento de los ojos del niño. Otra técnica habitual es el uso de un parche o hacer borroso al ojo fuerte y así mejorar la ambliopía u “ojo vago”.

*Fuente: Academia Americana de Oftalmología

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba