Durante la pandemia del COVID-19, opta por las gafas o las lentillas desechables

31, marzo, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Los expertos sanitarios están muy atentos a todas las posibilidades de contagio del nuevo coronavirus para conseguir frenar esta pandemia mundial. Las medidas de prevención van más allá del confinamiento y se amplían a otros aspectos como el distanciamiento social y a la higiene de manos.

Un gesto tan cotidiano como ponerse las lentillas a primera hora de la mañana puede convertirse en comportamiento de riesgo. Y es que está demostrado que llevamos las manos a la cara una media de 23 veces por hora y el 40% de ellas es para tocarnos la boca, la nariz o los ojos, las principales vías de entrada del nuevo coronavirus en nuestro organismo.

La Sociedad Española de Oftalmología señala que se ha demostrado que las gotículas transmisoras del COVID-19 pueden alojarse en las lágrimas y la membrana conjuntiva que cubre el ojo y provocar el contagio. Por ello, recomienda abandonar el uso de lentillas reutilizables y optar por las desechables diarias o las gafas (siempre y cuando sea posible).

El virus y el caucho de silicona

Según un estudio publicado en la revista “Journal of Hospital Infection”, el nuevo coronavirus persiste en materiales sintéticos y sobrevive un promedio de cinco días en el caucho de silicona, uno de los materiales más utilizados para la fabricación de las lentillas.

Para evitar que los ojos se conviertan en canal de contagio del COVID-19, la Sociedad Española de Oftalmología recomienda no usar lentes de contacto reutilizables y evitar gestos recurrentes como el de frotarnos los ojos.

Refuerza las medidas de higiene

Las lentillas desechables ofrecen la ventaja de disponer de una lente nueva todos los días y no hay que esterilizarlas durante la noche para poder usarlas al día siguiente. Por lo que, junto con las gafas, son la mejor opción durante la pandemia del COVID-19.

En el caso de que se siga optando por las lentes de contacto reutilizables, la Sociedad Española de Oftalmología, recomienda reforzar las medidas de higiene de las manos, antes y después de ponérselas y quitárselas. En el caso de los niños, la mejor solución es pasar al uso de gafas graduadas.

Respecto a su mantenimiento, la Sociedad explica que es necesario lavarlas y frotarlas con el limpiador -recomendado por cada tipo de lentilla-, enjuagarlas en una solución salina estéril y después pasarlas por una mezcla de peróxido de hidrógeno -al 3% durante unas 6 horas- y añadir un comprimido neutralizador para acabar con las proteínas del virus. A continuación, es necesario aislarlas del resto de lentillas y de productos de higiene de las demás personas que vivan en el domicilio para que no se produzca el contagio.

Recuerda que para frenar la pandemia del coronavirus todos somos importantes y nuestras acciones son de vital importancia para evitar su contagio. Es imprescindible que nos cuidemos para poder cuidar a los demás. Todo saldrá bien.

*Fuente: Sociedad Española de Oftalmología

Pin It on Pinterest

Ir arriba