Cuida de tu vista este invierno

09, diciembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Las temperaturas ya empiezan a bajar, las luces de Navidad ya están colgadas en la mayor parte de ciudades españolas y, a pesar de la situación excepcional en la que nos encontramos por la pandemia de la COVID-19, son muchos los que piensan en nieve, esquí y en el invierno que ya se acerca.

¿Cómo se puede cuidar y proteger la vista durante este invierno? El Colegio Oficial de Ópticos-optometristas de Andalucía da algunos consejos para proteger los ojos ante las condiciones meteorológicas y evitar posibles daños en la salud visual.

Uso de gafas de sol homologadas

Debemos protegernos con gafas de sol homologadas de la radiación solar tanto en verano como en invierno, porque es durante las estaciones más frías del año cuando el sol está en una posición más baja y por tanto los rayos solares inciden más directamente en los ojos pudiendo provocar un reflejo mucho más intenso e irritación ocular.

Por otro lado, en invierno al pasear también estamos expuestos al viento y se puede correr el peligro de que se puedan introducir pequeñas partículas de polvo en nuestros ojos produciendo irritaciones, escozor o lagrimeo. Por ello, es recomendable el uso de gafas de sol homologadas no sólo para protegernos de los radios solares sino también para evitar que cuerpos extraños entren en el globo ocular. En el caso de que la presencia sea evidente, hay que lavar inmediatamente la zona afectada con suero fisiológico o agua abundante de una manera suave y sin frotar.

Evitar una climatización excesiva

Con la bajada de las temperaturas, en muchos hogares, comercios o puestos de trabajo la calefacción empieza a funcionar a pleno rendimiento. La exposición diaria a este aire sobrecargado puede generar sequedad ocular o acelerar su aparición por lo que en la medida de lo posible se debe evitar su sobreexposición, sobre todo en los usuarios de lentes de contacto o en lugares con presencia de vapores o humos. Los profesionales ópticos-optometristas aconsejan aumentar la lubricación de los ojos a través del parpadeo continuo o con el uso de lágrimas artificiales o gotas humectantes.

Practicar los deportes de invierno con protección y cuidado

Las personas que practican deportes de invierno deben proteger su salud visual de manera especial ya que se realizan en lugares de elevada altitud y con presencia de nieve y corren el riesgo de padecer la “ceguera de la nieve”. Se debe tener en cuenta que la radiación ultravioleta (UV) aumenta por cada 300 metros un 4% y que puede reflejarse hasta en un 80% y, por eso, es importante equiparse con gafas de sol homologadas que puedan filtrar el máximo de radiación UV, resistentes a impactos y, a poder ser, polarizadas para evitar los reflejos de la luz.

La “ceguera de la nieve” es una inflamación de la córnea causada por una exposición a la radiación UV sin la suficiente protección ocular y entre sus síntomas destacan el lagrimeo constante, dolor intenso, fotofobia, disminución de la agudeza visual y escozor, entre otros.

*Fuente: Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía

Pin It on Pinterest

Ir arriba