Consejos ergonómicos que pueden ayudar a prevenir el Síndrome Visual Informático

30, septiembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Ante la continuidad del teletrabajo y de las clases online, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) ofrece unos útiles consejos ergonómicos para prevenir el uso prolongado de ordenadores y pantallas y evitar, de esta forma, el Síndrome Visual Informático (SVI). Recordamos que el SVI es uno los efectos secundarios negativos a los que están expuestas las personas que pasan un tiempo prolongado frente a las pantallas de sus dispositivos.

La mayoría de los síntomas son solo temporales y se dejan de notar al apagar el dispositivo electrónico, aunque en algunos casos se pueden ver reducidas las habilidades visuales, experimentando visión borrosa, ojos rojos o mareos, incluso cuando se ha dejado de usar. El CNOO propone poner en práctica algunos consejos ergonómicos que pueden ayudar a prevenir y evitar sus efectos.

Ergonomía visual

Es importante adecuar los espacios de estudio o trabajo para facilitar una buena ergonomía visual. El espacio debe estar perfectamente aireado y con la temperatura adecuada, evitando de esta forma la somnolencia y la sequedad ocular. La iluminación debe predominar, evitando las penumbras, en todo el lugar y hay que eludir la luz directamente a los ojos.

Si es posible, el escritorio o mesa de trabajo debe estar frente a un espacio abierto o ventana. La altura de la silla y de la mesa deben permitir apoyar los pies en el suelo, de modo que las piernas puedan formar un ángulo de 90 grados con las rodillas.

La distancia mínima de lectura debe ser igual o superior a la distancia entre el codo y el nudillo del dedo índice. El monitor del ordenador se debe colocar perpendicular a la ventana, ligeramente por debajo de la altura de los ojos y a una distancia entre 50 y 60 cm. Es importante configurar la pantalla, así como los caracteres y el tamaño de la fuente, para facilitar la legibilidad y evitar los reflejos.

El CNOO recomienda realizar descansos de 5 o 10 minutos cada hora y parpadear con regularidad para mantener los ojos húmedos. De lo contrario, es aconsejable ayudarse de lágrimas artificiales.

Las consecuencias más frecuentes de una mala ergonomía visual son la fatiga visual o astenopia, la disminución del rendimiento visual y un estrés general que conlleva una afectación en el rendimiento laboral.

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba