Cómete la manzana entera

01, noviembre, 2019 / Bienestar / Sin comentarios

Dice un aforismo inglés que “una manzana diaria, mantiene el doctor a distancia”. Y la verdad es que la manzana es una de las frutas más completas y saludables que se conocen por su contenido en hidratos de carbono, fibra, vitaminas y potasio, siendo muy recomendable para todas las edades. Pero si descartas la parte central sólo aprovecharás un 10% de ellas, porque es en su interior donde se concentran el mayor número de bacterias.

Según un estudio publicado en la revista Frontiers en Microbiology, una manzana de unos 240 gramos contiene 100 millones de bacterias, pero prácticamente el 90% de ellas se encuentran en el corazón. Estas bacterias colonizan transitoriamente nuestro intestino y son muy beneficiosas para nuestro organismo porque refuerzan nuestras defensas, alivian síntomas de estreñimiento, colaboran en la producción de vitaminas como la B, la K y de aminoácidos, y facilitan una correcta absorción de minerales como el calcio, hierro y magnesio.

Una de las frutas más completa y sana

Nutricionalmente, la manzana es una de las frutas más completas, a su bajo aporte calórico se une su riqueza en agua -en un 85%- que la convierte en una fruta muy refrescante e hidratante, en su aporte de hidratos de carbono -fundamentalmente, fructosa- vitaminas, minerales, fibra, flavonoides -con propiedades antioxidantes- y en taninos -con capacidad astringente y antiinflamatoria.

La manzana es ideal en caso de afecciones pulmonares, mezclada con una cucharada de miel es un buen remedio natural para cortar la tos, también es recomendable para la higiene bucal de las encías, para el agotamiento físico e intelectual y como antidiarreico. La manzana contiene una fibra, la pectina, que es ideal para reducir el colesterol, que se ingiere con la dieta, porque lo arrastra antes de que sea absorbido. Y también actúa contra los efectos nocivos de la contaminación y el tabaco porque la cantidad de vitamina C que aporta tiene un efecto antioxidante sobre los tejidos, impidiendo su envejecimiento prematuro.

Y tú, ¿cómo te comes la manzana?

Pin It on Pinterest

Ir arriba