Baila y descubre todos sus beneficios

01, abril, 2020 / Bienestar / Sin comentarios

Nuestro hogar se está convirtiendo, en estos días de confinamiento, en nuestra jaula, pero también en nuestro refugio. Las redes sociales e internet andan repletas de consejos y recomendaciones de cómo superar unos minutos que a veces se pueden hacer eternos ante la incertidumbre y el miedo por la situación actual de crisis sanitaria.

Desde Magazine queremos apostar por uno de los grandes lenguajes universales, común en todas las culturas, que aporta grandes beneficios para la salud, físicos y mentales. Bailar es una de las opciones más saludables para «sobrevivir» al confinamiento porque no sólo te mantendrá en forma, sino que hará que te cuides y te sientas mucho mejor.

Y no olvides añadir a tus coreografías diarias esas gafas de sol que te hacen sentir tan especial cuando vas a tus festivales veraniegos favoritos. Urbanitas, cuadradas, con cristales rosas y montura de metal, vintage o con microincrustaciones, sea cual sea tu estilo, son tus aliadas para darlo todo en tus mejores bailes en casa.

Mejora las capacidades cognitivas

Al combinar movimiento y coordinación, el baile estimula diferentes áreas del cerebro. Se activan el área motora que se encarga de controlar el movimiento, la zona frontal del cerebro en la que está la coordinación del movimiento y también el cerebelo y los ganglios basales. Varios estudios han demostrado que bailar -si se hace con frecuencia- es la actividad que más protege al cerebro ante la demencia.

Cuando bailamos, el cerebro genera una mayor reserva cognitiva y aumenta las sinapsis neuronales, ayudando a mantener la actividad intelectual intacta. Al bailar se deben tomar decisiones rápidas y continuamente y no siempre sirve recurrir a un patrón fijo de acción. El cerebro ha de “reinventarse” y hacer uso de la plasticidad cerebral, lo que provoca que las neuronas estén muy activas.

Ayuda a conectar con uno mismo

A través del baile, se expresan emociones, sensaciones, sentimientos y estados de ánimo. Se hace de forma natural y desinhibida, ayudando a conectar con uno mismo y con las emociones reprimidas como la rabia o la ira, la ansiedad o la angustia, la tristeza o la soledad.

Bailar puede ser una buena forma, en el contexto actual, de canalizar nuestros sentimientos y de controlar el vaivén emocional, día tras día. Al ser también una distracción, ayuda a la mente a apartar los problemas, preocupaciones y pensamientos negativos, creando una placentera sensación de bienestar y evitando los estados de tensión y estrés.

Cuando bailamos nos sentimos más positivos porque canalizamos la adrenalina e inducimos la alegría, aumentamos la vitalidad, la motivación y la ilusión por la vida.

En forma

Por supuesto, como actividad física que es, bailar ayuda a mantenerse en forma, perder peso, mantener la tensión arterial baja y mejorar el funcionamiento del aparato respiratorio, circulatorio y óseo.

Todos los estilos son buenos y funcionan. Zumba, Tango, Rock’n´roll, Pop, Hip Hop, y un largo etcétera, se debe escoger el que más aporte y nos haga sentir bien. Lo que importa es que, te guste lo que te guste, nunca dejes de bailar.

*Fuente: Sociedad Española de Neurología

 

 

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba