4 reglas de oro para el maquillaje

25, enero, 2019 / Estilo / Sin comentarios

Si bien los ojos son la parte del rostro que más protagonismo y luz tienen a la hora de maquillarnos, hoy recogemos algunos trucos que nunca fallan, sencillos y fáciles. ¡Y todas estupendas con unos pocos minutos!

1. ¿No tienes mucho tiempo para maquillarte? Dedícalo a los ojos y ponte ropa clara.

Si eres de las que no usas muchos productos de maquillaje y no tienes ni cinco minutos para maquillarte: da todo el protagonismo a tus ojos. Una buena máscara de pestañas e iluminador alrededor de los párpados rejuvenecen y dan vida a tu rostro. Apostar por colores suaves como el rosa o el blanco, acaban de darte esta luz que te falta para que brilles toda la noche.

2. Juega con el tono de pintalabios

Si bien el rojo siempre es una buena opción para esta época del año, los tonos tierra y marrones de los años 90 siguen cogiendo fuerza. Si optas por reforzar el color de los labios recuerda la regla: tonos rosas para morenas y colores rojos para rubias. Y menos es más: si das mucho protagonismo  a tus labios, no te maquilles mucho los ojos. El equilibrio es quien manda en temas de maquillaje.

3. Hidrata la piel y apuesta por maquillarte en nude

No uses decenas de productos para maquillarse: recuerda que también cuidarse la piel es un paso previo antes del makeup. Desmaquillarse y cuidarse la piel es fundamental para que el maquillaje luzca en todo su esplendor. Recuerda que los pasos a seguir son: prebase, corrector verde para ocultar granitos, corrector ‘nude’ para las ojeras, iluminador y la sombra de ojos.

4. No te obsesiones con las paletas de sombras de ojos

Indiscutiblemente son las protagonistas y lo que más obsesiona especialmente en fiestas las paletas de sombras de ojos. Así que no te pases porque la línea entre estar radiante y luces de colores andantes es muy fina. Muchas veces, con una sencilla sombra que brille puedes parecer más elegante y sofisticada que jugando con más de siete sombras. 

¿Qué truco más tienes tú?

 

*Fuente: VOGUE

Dejar un comentario