Y con el otoño llegan los cambios

05, octubre, 2020 / Mirada particular, Salud Ocular / Sin comentarios

Decimos adiós al verano y con el otoño llegan los cambios. Cambio de estación, cambio del calor al frío, cambio de armario, cambio de rutina, cambios en la naturaleza y porqué no, cambio de gafas. Los días son más cortos, caen las hojas, las aves migran y vivimos el otoño como una etapa de transición que deja atrás lo caduco y que da la bienvenida a lo nuevo.

¿Nuevos tiempos, nuevas gafas? Una nueva estación parece ser un buen momento para incorporar cambios a nuestro día a día y unas gafas nuevas y una mirada diferente pueden ser un buen principio. El cambio de armario es una buena excusa para dar un giro a nuestros estilismos, descartar aquellas ropas que ya no nos sirven o que nunca nos ponemos y dar entrada a nuevos looks que quizás encajan mucho mejor con nuestra forma de ser.

Porque -aunque no seamos del todo conscientes- a lo largo de la vida no sólo cambia nuestra ciudad, barrio o pueblo, no solo conocemos a personas nuevas y otras desaparecen, no sólo cambia nuestro entorno sino que también cambiamos nosotros.

Todo cambia, también la mirada

Según datos del Colegio Nacional de Ópticos y Optometristas, un 20% de usuarios no cambian de gafas hasta pasados cinco años o más. Por otra parte, un 72% no acude a las revisiones periódicas necesarias porque considera que ve correctamente aunque después la realidad les demuestre lo contrario.

Normalmente las personas se cambian de gafas cuando se deterioran o cuando detectan que su alteración visual ha empeorado. Se debe ser consciente de que la vista es demasiado importante como para no cuidarla y aprovechar campañas u ofertas como la del pack premium de lentillas de 6 meses o la de la vuelta al cole de Farmaoptics pueden ser una buena opción.

En ocasiones, las señales que indican algún cambio en la visión no son tan evidentes y puede tratarse de una alteración mínima, pero no se debe menospreciar ya que indica que quizá la presbicia o las dioptrías han aumentado y es necesaria una nueva graduación. Unas gafas obsoletas pueden producir dificultad para ver de cerca, visión borrosa, incremento del parpadeo, falta de nitidez, dolores de cabeza o fatiga.

Así que, con el otoño apuesta por los cambios, súmate a los nuevos tonos y cambia de mirada. Los modelos de tonos ocres, marrones o anaranjados F198, F205, F235 c1 o FMO-021 C2 de Farmaoptics pueden ser una buena elección.

¿Estás preparado para cambiar?

Pin It on Pinterest

Ir arriba