Vista sana: hábitos imprescindibles

10, enero, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Año nuevo, nuevos propósitos. ¿Por qué no aprovechar la ocasión para adquirir los hábitos que ayudan a mantener nuestra vista sana? Evitar el tabaco y el alcohol, una buena iluminación y revisiones periódicas son algunas de nuestras recomendaciones.

Un 80% de los datos que recibe el cerebro son visuales. Y, en la mayoría de los casos, no nos damos cuenta de lo importante que es conservar una buena salud visual, hasta que ésta empieza a fallar. Debemos ser conscientes de que los ojos son nuestra principal ventana al mundo y una de nuestras mayores fuentes de información.

Decir no al alcohol y al tabaco

Para mantener una vista sana es imprescindible dejar de fumar porque los componentes de los cigarrillos pueden provocar -o agravar- enfermedades oculares como las cataratas o el glaucoma. Por otro lado, diferentes investigaciones señalan que la retina metaboliza el alcohol y, por esta razón, un consumo excesivo podría causar daños irreparables en la visión.

Deporte y una buena alimentación

Una dieta sana y equilibrada contribuye a un buen funcionamiento de las células del sentido de la vista. Una alimentación saludable aporta a nuestro organismo nutrientes con un alto contenido en vitaminas A y C y minerales, como el magnesio.

Comer sano también ayuda a prevenir la aparición de problemas metabólicos como el colesterol, la hipertensión o la diabetes que pueden dañar la retina. Y la práctica del deporte, sobre todo al aire libre, ayuda a ejercitar la visión dinámica y periférica y a mejorar la circulación sanguínea.

Con buena luz

La luz natural y directa, evitando reflejos, es nuestra mayor aliada para leer -en formato digital o papel- o para trabajar delante del ordenador. También es recomendable realizar descansos de la vista de al menos una hora y mantener los ojos siempre hidratados, con lágrimas artificiales, para evitar la sensación de ojo seco.

Revisiones periódicas

Para mantener nuestra vista sana es imprescindible realizar revisiones periódicas, sobre todo en el caso de padecer patologías como la diabetes, la hipercolesterolemia o la hipertensión arterial, que pueden afectar a la visión.

Evidentemente, es de suma importancia llevar las gafas o lentes de contacto correctamente graduadas, así como, mantener las normas de higiene adecuadas para las lentillas y cumplir con los plazos indicados para renovarlas.

*Fuente: ABC

Pin It on Pinterest

Ir arriba