¿Para qué sirven las lágrimas artificiales?

02, agosto, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

Las lágrimas artificiales se utilizan, básicamente, para mantener los ojos bien húmedos e hidratados cuando, por diversos factores y circunstancias, no se es capaz de producir lágrimas naturales en cantidad o calidad suficientes. La lágrima es una película fluida que recubre la córnea y la conjuntiva y tiene la función de evitar la sequedad corneal, mantener el poder de refracción, intervenir en la nutrición de la superficie ocular (facilitando la entrada de oxígeno) y participar en la defensa contra infecciones (porque contiene inmunoglobulina A, lactoferrina y lisozimas).

Las causas más comunes de falta de hidratación de los ojos suelen ser la sequedad en el ojo, un postoperatorio por una operación ocular (tipo cataratas, una cirugía refractiva, corrección de la presbicia, etc.) o factores ambientales como el aire acondicionado o un clima frío y seco. Farmaoptics tiene las gotas humectantes HA que es una lágrima artificial con ácido hialurónico, ideales para proporcionar el alivio inmediato en caso de sequedad ocular leve ya que tienen una gran capacidad para retener el agua.

Las lágrimas artificiales son un remedio sencillo pero eficaz para aliviar molestias e impide que se produzcan complicaciones y lesiones importantes por culpa de la falta de hidratación.

Ventajas

Aunque su uso natural y más generalizado es para combatir la sequedad ocular, las lágrimas artificiales también pueden aplicarse para evitar lesiones a la hora de extraer arena, polvo o cualquier pequeño cuerpo extraño del interior del ojo. También para disminuir el roce entre una zona inflamada de dentro del ojo -en caso de una infección o un traumatismo- y la superficie conjuntiva, evitando molestias y favoreciendo la recuperación.

Las lágrimas artificiales también se usan en los casos de pterigión como complemento al tratamiento prescrito por el oftalmólogo para reducir el roce y limitar, en la medida de lo posible, el crecimiento del tejido. En los casos de alergia, las lágrimas artificiales pueden ser de ayuda para aliviar la sensación de escozor y picor y en los de fatiga ocular sirven para refrescar y relajar los ojos.

La mayoría de los optometristas recomiendan su uso asiduo a quienes sean usuarios frecuentes de lentillas. Las gotas humectantes de Farmaoptics pueden ser una buena opción ya que no contienen Timerosal y son para todo tipo de lentes de contacto.

Pero a pesar de las múltiples ventajas de las lágrimas artificiales hay que tener claro que nunca substituyen la visita al oftalmólogo. Incluso para molestias oculares menores, es posible que las lágrimas artificiales sean insuficientes o necesiten combinarse con otros fármacos o tratamientos.

Por otra parte, no todas las lágrimas oculares son iguales y existen distintos niveles de calidad. Nuestro óptico-optometrista de confianza siempre nos podrá asesorar.

Pin It on Pinterest

Ir arriba