Novia con gafas… ¡Sí quiero!

27, enero, 2020 / Estilo / Sin comentarios

Tienes tu traje de novia, que has seleccionado con mimo, aquellos zapatos tan especiales y un peinado único y especial. ¿Acabarás tu outfit de boda con unas gafas? ¡Claro que sí! Una novia debe permanecer fiel a su estilo y personalidad en uno de los días más importantes de su vida. Y si las gafas forman parte de tu día a día, ¿por qué esconderlas en la boda?

Con las gafas puestas

La comodidad es clave el día de la boda y si no estás acostumbrada a ir sin gafas o a usar lentillas, tus ojos se verán afectados y estarás molesta. Además, si tu yo diario es un yo con gafas, en un día en que te prometes con tu pareja a pasar toda una vida juntos, queda raro que físicamente parezcas otra persona. Sentirse una misma es muy importante el día de la boda y si tú eres una chica con gafas, síguelo siendo el día que te cases.

De ti dependerá estrenar unas gafas nuevas para la ocasión o llevar las mismas de tu día a día. Lo importante es que te sientas a gusto y guapa con ellas. Si optas por unas de nuevas, decántate por un modelo de gafas discreto, que no robe el protagonismo a tu vestido de novia, pero que te permita seguir siendo la mujer que eres. Unas gafas de montura al aire podrían ser una buena opción porque pasarán casi desapercibidas.

Pero si tu estilo es más juvenil y moderno, sin duda, las gafas de pasta son tus perfectas aliadas. Opta por colores neutros como el negro, marrón o transparente, seguirás siendo tú misma y no robarán toda la atención a tu look de novia. Un detalle importante es elegir cristales antirreflectantes porque, de esta manera, tus ojos se verán en todo su esplendor.

Un buen maquillaje

Recuerda llevar las gafas el día de la prueba del maquillaje y observa el resultado con las gafas puestas. Emplea sombras suaves, en tonos neutros y mates, para dar vida y profundidad a tu mirada. El secreto del maquillaje de boda está en no caer en los excesos, opta por el beige, el dorado clarito o los tonos champán.

Ten en cuenta que las gafas ponen el foco en las cejas, por lo que hay que prestarles toda la atención. Lo más importante es llevarlas bien definidas, peinadas y depiladas, rellenando los huecos con un lápiz para darles más fuerza y, si quieres, fijarlas con una cera específica.  Si optas por el eyeliner ten en cuenta el grosor de la montura, traza una línea fina si se trata de una montura ligera y una de más destacada si es gruesa.

No hay que disfrazarse de novia, hay que vestirse de novia. Una novia con las gafas puestas es una novia real.

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba