Los profesionales que cuidan de la vista: oftalmólogos y optometristas

23, noviembre, 2020 / Salud Ocular / Sin comentarios

La vista es uno de los sentidos más importantes y detectar y diagnosticar, de forma precoz, cualquier anomalía es vital. Los oftalmólogos y optometristas son los profesionales encargados de garantizar la salud visual del paciente pero cada uno de ellos tiene unas competencias distintas. ¿Sabes cuáles son?

El oftalmólogo es el médico especializado en patologías oculares y sus funciones son el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades de los ojos, párpado, aparato lagrimal y músculos oculares.

El optometrista es el profesional que evalúa la función del sistema visual y detecta las alteraciones que se puedan producir para, posteriormente, poderlas compensar a través de métodos ópticos (no médicos). El optometrista no diagnostica ni trata patologías oculares y tampoco puede recetar fármacos ni aplicar ningún medicamento en el ojo.

Sin embargo, el óptico juega un papel muy importante a la hora de prevenir lesiones o anomalías oculares. Puede también ofrecer entrenamiento y terapia visual para potenciar la visión y las habilidades visuales del paciente y brindar reeducación y pautas de higiene visual.

El caso de los niños

Para el desarrollo visual del niño, los primeros años de vida son claves. Por ello, es aconsejable, entre los seis y los doce meses, llevar al bebé al oftalmólogo a una revisión preventiva.

Por ejemplo, en el caso de los niños si tenemos la sospecha de que nuestro hijo no ve bien, lo más recomendable es consultarlo, en primer lugar, con el pediatra porque será él quien nos indique el mejor camino para evaluar la visión del peque. Ciertas patologías como la ambliopía u ojo vago, el estrabismo o los problemas de coordinación o percepción visual suelen detectarse en las revisiones periódicas del niño con el pediatra o enfermera.

Pero hay problemas que pueden escapar en estas revisiones o que los padres no detecten. Por eso, es imprescindible una revisión periódica por parte de un profesional de la visión. El optometrista evaluará la agudeza visual del niño y su graduación, así como, hará un estudio de sus habilidades visuales, es decir, analizará cómo mueve los ojos, cómo desarrolla el enfoque, si la percepción en relieve es correcta o si desarrolla de forma correcta la lateralidad, entre otros aspectos.

Durante la etapa escolar es cuando más fácilmente se detectan los problemas oculares. En esos casos la revisión de la vista es esencial ya que unas buenas habilidades visuales ayudan a la memoria visual y a la relación visuoespacial y, por tanto, hacen que el aprendizaje sea más fluido y fácil. Cualquier patología o alteración en la visión podrá repercutir en su rendimiento escolar.

Pin It on Pinterest

Ir arriba