Los niños también necesitan gafas de sol

28, agosto, 2019 / Salud Ocular / Sin comentarios

¿Aún te resulta extraño ver a bebés con gafas de sol en la playa? No debería, porque de la misma manera que se está concienciado de lo peligroso que puede ser el sol para su piel, también se debe estarlo de los efectos nocivos que los rayos ultravioletas pueden causar en sus ojos. Las gafas de sol deben ser un básico, junto con las gorras y las viseras, a tener siempre en cuenta antes de salir de casa con niños.

Si hay sol o nubes, pónselas

Según el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España, los niños deben llevar gafas de sol a partir del primer año ya que, a esa edad, el ojo es capaz de filtrar sólo el 10% de la radiación solar, llegando así el 90% restante de la luz a la retina del bebé.

Hay que saber que los más peques no tienen desarrollado completamente el cristalino -barrera natural de protección- y los rayos ultravioletas pueden ser más perjudiciales para su retina que para la de un adulto. Por esa razón, es recomendable que tanto en un día soleado como en un día grisáceo, los niños lleven siempre puestas sus gafas de sol. Y para que así sea, las gafas de sol deberán ser cómodas y flexibles para que los más peques puedan hacer lo que suelen hacer -correr, jugar y saltar- pero con gafas.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprarlas?

Las gafas de sol para los niños deben tener la mayor protección lateral posible y que se ajusten a la cara al máximo,  para que no miren por fuera de los cristales. Evidentemente, es fundamental adquirirlas en una óptica, que tengan el sello “CE” -que indica que las gafas están homologadas y que han pasado controles de calidad- y que sean prescritas por un óptico-optometrista que pueda recomendar la mejor opción de acuerdo con las características y necesidades específicas del niño.

Para que los más peques aprendan la importancia de cuidar su visión y quieran llevar puestas sus gafas de sol, es recomendable que participen en su elección. Para evitar que se rompan fácilmente, y estén a prueba de golpes y otros posibles accidentes, por norma general, se utiliza cristal orgánico que es prácticamente irrompible y, respecto a las monturas, se suele optar por unas de plástico o de silicona hipoalergénica.

Protegidos y con estilo

Las gafas de sol para niños siguen la moda y las tendencias de los adultos. De aviador, bicolores, de camuflaje y hasta con aires retro, los niños disponen de una gran variedad de modelos y estilos de gafas de sol a escoger en su óptica de referencia. El verano no debe pillarnos desprevenidos y hay que disfrutarlo con la mayor tranquilidad posible, nuestros peques deben ser los más guapos de la playa o de la montaña, pero sobre todo deben ser los mejor protegidos.

 

Pin It on Pinterest

Ir arriba