Diabetes y visión

11, octubre, 2019 / Salud Ocular / Sin comentarios

La diabetes puede afectar nuestra salud ocular cuando la glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre, está demasiado alta. Las enfermedades, relacionadas con la diabetes, más frecuentes son la retinopatía diabética, el edema macular diabético, las cataratas y el glaucoma. Para controlar la diabetes y mantener los ojos sanos es recomendable controlar la glucosa en sangre, la presión arterial y el colesterol, si se fuma dejar de fumar y hacerse -una vez al año- un examen de los ojos con dilatación de las pupilas.

Ojos hinchados

Los principales órganos y tejidos dañados por la diabetes son el ojo, el riñón, los nervios y vasos sanguíneos. Si el nivel de glucosa en la sangre permanece alto por mucho tiempo, puede dañar los pequeños vasos sanguíneos en la parte posterior de los ojos. Este trastorno puede empezar durante la prediabetes -cuando el nivel de glucosa es más alto de lo normal, pero no lo suficientemente alto como para que se diagnostique la diabetes-, y filtrar líquido de los vasos sanguíneos dañados causando hinchazón en los ojos.

También otra consecuencia es que se formen nuevos vasos sanguíneos débiles y que sangren en la parte media del ojo, formando tejido cicatricial o haciendo que la presión suba a un nivel peligroso en la parte interna del ojo.

La retinopatía diabética

La retinopatía diabética es la manifestación más importante de esta enfermedad en el ojo y la principal causa de ceguera en personas en edad productiva. Los altos niveles de azúcar en la sangre producen un deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, lo que lleva a un aumento de su permeabilidad y la salida anormal de sangre y fluidos hacia la retina. Inicialmente, la enfermedad es asintomática, pero si no existe un adecuado control de la glucemia y exámenes oftalmológicos periódicos, puede llevar a la ceguera irreversible.

Entre otros, los principales síntomas de la retinopatía diabética son la visión borrosa y la pérdida gradual de la vista, ver manchas, sombras o áreas de pérdida de visión y/o tener dificultad para ver de noche.

El edema macular diabético

La parte de la retina que se necesita para leer, conducir y ver los rostros se conoce como la macula. Entre otros problemas, la diabetes causa la hinchazón de la macula, lo que se conoce como el edema macular diabético. Con el tiempo, esta enfermedad puede destruir la vista nítida en esta parte del ojo, provocando la pérdida parcial de la vista o ceguera.

El glaucoma

El glaucoma es un grupo de enfermedades del ojo que pueden dañar el nervio óptico, es decir, el conjunto de nervios que conectan el ojo con el cerebro. La diabetes duplica las probabilidades de tener glaucoma, lo que puede causar pérdida de la vista y ceguera si no se trata a tiempo.

Las cataratas

Los cristales que tenemos dentro de los ojos, llamados cristalinos, son estructuras transparentes que nos permiten tener una visión nítida. Sin embargo, estos tienden a nublarse a medida que envejecemos o cuando se sufre de diabetes ya que tienen una mayor propensión (los investigadores piensan que los niveles altos de glucosa hacen que se acumulen depósitos en los cristalinos). Los cristalinos nublados los conocemos como cataratas.

El médico puede recomendarle que se haga exámenes de los ojos más de una vez al año, además de controlarse la diabetes. Esto quiere decir controlar los factores clave del manejo de la diabetes, que incluyen la hemoglobina A1c, la presión arterial y el colesterol, así como dejar de fumar. Pregúntele a su equipo de atención médica qué puede hacer para alcanzar los niveles ideales.

Pin It on Pinterest

Ir arriba